Mi talento es la capacidad de descubrir en la lectura cosas que la mayoría de las personas de mi edad no encuentran: viajar a un mundo lleno de imaginación en un abrir y cerrar de HOJAS. Cuando una persona me dice: “No me gusta leer” y “Leer me aburre y me cansa”, no sé si decepcionarme o impresionarme, pues no entiendo cómo ha hecho para soportar la triste realidad. Leer abre puertas, conecta mundos, acerca realidades, reconoce otras identidades y llena de luz y color los rincones más oscuros de nuestra ignorancia.

La lectura es el remedio a una de las enfermedades más graves de la humanidad: la ignorancia, tal vez no te haga más inteligente, pero sí menos ignorante.