El mal tiempo fue el protagonista inesperado en la jornada matutina de la excursión a Córdoba, en la que nuestros/as niños/as pudieron admirar de cerca el yacimiento arqueológico de Medina Azahara, la Mezquita de Córdoba y el castillo de Almodóvar del Río.

El tiempo, inestable en este comienzo de abril, fue inclemente con los niños y niñas de 6º de Primaria y deslució parcialmente la que se presumía una completísima excursión a la bella -cristiana y mora- ciudad de Córdoba. De este modo, la fina lluvia matinal nos impidió visitar a pie Medina Azahara, la cual sólo pudimos admirar desde la distancia (y en una bonita recreación en un documental en 3D en el auditorio). Tras ello, fuimos al museo arqueológico anexo donde se exhiben vasijas, ánforas, capiteles y columnas de la antigua ciudad palatina.

A continuación y aún con la incómoda presencia de la lluvia, nos trasladamos en autobús para hacer la obligada visita que todo turista debe efectuar cuando pone un pie en Córdoba: su imponente Mezquita, ejemplo más emblemático de la arquitectura islámica en España y Patrimonio de la Humanidad.

Después de disfrutar por un largo espacio de tiempo de la incalculable belleza de tan hermoso y mestizo monumento, realizamos un descanso para almorzar cerca del puente romano y reponer así fuerzas con vistas a la última parada de la jornada: el majestuoso castillo de Almodóvar del Río, donde rememoramos la grandeza y esplendor de otro tiempo y pusimos el punto final a nuestra visita cultural por tierras cordobesas.